31/8/2014

La cabeza de Ares del escultor Alcamenes y el templo de Ares del ágora de Atenas.

Una de las piezas que me enamoró en la Glyptothec de Munich es esta cabeza de Ares, obra del escultor Alcamenes, escultor del siglo V. Como suele ocurrir en estos casos se trata de una copia romana, la original se encontraría en el templo dedicado al dios en el ágora de Atenas.


De Aλκαμένης (Alcamenes) sabemos poco, que fue contemporáneo de Fidias, y por lo tanto del siglo V a.C. y de él solo conservamos algunas piezas gracias a las copias romanas.


Además de participar en los trabajos de el Partenón con el dicho Fidias conocemos obras como el templo de Zeus en Olimpia (aunque por estilo y época se dice que es un error atribuírselo a este escultor), un Hefesto y una Afrodita, y el Ares Borghese que hoy se puede disfrutar en el Louvre (París) y las escultura de Afrodita, de nuevo, y Ares (esta que aquí tenemos) que se encontraban en los templos del ágora en Atenas.


Gracias a Pausanias sabemos "Cerca de la estatua de Demóstenes hay un santuario de Ares, donde están dos imágenes de Afrodita; la de Ares la hizo Alcámenes." (Pausanias I, 8, 4 - traducción para Gredos de María Cruz Herrero Ingelmo).




Nos cuenta D.Musti y L. Beschi en su libro "Pausania, Guida della Grecia vol. 1 - L'Attica" que: "el templo de Ares está en la parte norte del ágora. Es un templo dórico del siglo V que fue reconstruido en tiempos de Augusto. Probablemente sería trasladado desde el demo de Acamas, donde el culto de Ares con el de Atenea es atestiguado en época clásica" (Milán, 1982, pg. 288), aunque puede que en realidad se encontrase originalmente en el santuario de Atenea Pallenis, ahora Stavros, donde se han encontrado los cimientos de un templo, pero sin superestructura (American School of Classical Studies at Athens, interesante visitar este espacio para conocer más del lugar). 

Lo cierto es que los restos del templo de Atenas tiene marcas que indican que pudo ser trasladado de un lugar a su nuevo emplazamiento en el ágora ateniense y que los cimientos de este nuevo emplazamiento son de época augustea. No era inusual este tipo de actividad en la Grecia romana.

¿Qué te ha parecido?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada