6 de mar. de 2015

National Geographic Historia está de oferta con Arqueología en mi jardín

National Geographic Historia 

ha apostado por 

Arqueología en mi Jardín 

y ofrece a todos nuestros lectores una 
oferta 
buenísima para suscribirse a la revista.





Pincha aquí o en la foto y te llevará al enlace para ver esta excelente oferta:

Una suscripción a 12 revistas 
por solo 24,95€ 
y te regalan 
4 libros  de 
"Grandes civilizaciones".


5 de mar. de 2015

Si sueñas que luchas contra un gladiador... ¡es que te vas a casar!

Foto: Película "Gladiator" 


En Roma todo aquello que rodeaba a los gladiadores estaba relacionado con la magia y la superstición.  Se decía que la sangre caliente del gladiador sacrificado curaba la epilepsia y que cuando una mujer iba a contraer matrimonio tenía que separarse el pelo con una lanza utilizada en la arena por un gladiador que hubiese muerto durante la lucha.

Pero además su imagen en los sueños podía predecir con qué clase de mujer te casarías, así nos lo cuenta Artemidoro (150 d.C.).  Si te enfrentabas en el sueño a un gladiador, dependiendo de cual, ibas a encontrar una determinada esposa:

Así que, según este autor, si sueñas con un contendiente traex (tracio)  te casarás "con una esposa rica, astuta y con afán de protagonismo." Artemidoro llega a este conocimiento haciendo un análisis de las armas que este gladiador blandía en los espectáculos, nos dice:  "Rica, porque él está cubierto de armas pesadas; astuta, porque su espada no es recta, y dispuesta a sobresalir porque este gladiador es el que ataca".

Si tu contendiente es un mirmillo, entonces te casarás "con una mujer hermosa, discretamente adinerada, fiel, amante de su casa y obediente al esposo, ya que este tipo de adversario cede terreno, está bien protegido y su panoplia es más completa que la precedente".

En el caso de un secutor, tienes que saber que tu cónyuge será "bella y pudiente, pero que se mostrará muy orgullosa debido a su fortuna y será la causante de múltiples males, pues esta clase de combatiente persigue siempre."

¿Y si tu contrincante es un retiarius? Cuidado entonces porque tendrás "una compañera pobre, lujuriosa, callejera y pronta a ceder ante una proposición."

Si en cambio es un hippeus "predice que la esposa será acaudalada y de buen linaje, pero con poco seso."

Pero si es un essedarius tu pareja "será perezosa y fatua."

Cuando en tu sueño te enfrentas a un provocator, se "augura una mujer de bellas formas y bonita, pero coqueta y sensual."

Por último, si sueñas con un enemigo en la arena como el dimachaerus, tu esposa "será una envenenadora, o, por el contrario, malvada y fea."

Visto lo visto mejor no soñar con gladiadores, en el siglo XXI, además de llevarte un buen susto por encontrarte con un personaje de estos en tus horas de descanso, las mujeres no salen demasiado bien paradas de la descripción ¡menuda pesadilla!

Fuentes:

ARTEMIDORO, "la interpretación de los sueños" para Gredos, 1989.

GRANT, M. "Gladiators.  The bloody truth", England, 2000.



12 de feb. de 2015

Marcial y el Coliseo de Roma



"No mencione la bárbara Menfis las maravillas de sus pirámides, ni el trabajo asirio se jacte de Babilonia; no se alaben los afeminados jonios con el templo de Diana, que el ara abundante en cuernos deje olvidar a Delos, y que los carios cesen de ensalzar con elogios inmoderados hasta los mismos cielos el Mausoleo colgado en el aire vacío. Toda obra humana debe ceder al anfiteatro del César, la fama celebrará únicamente ésta por todas."


"Aquí en donde el coloso sidéreo contempla muy de cerca las estrellas y se elevan en mitad de la vía altos andamiajes, irradiaban los atrios soberbios del fiero tirano y había ya una sola casa en toda Roma. Aquí en donde se eleva la augusta mole del hermoso anfiteatro estaban los estanques de Nerón. Aquí en donde admiramos las termas, obra prontamente acabada, un campo inmenso había expropiado las casas de los míseros ciudadanos. En donde el pórtico de Claudio proyecta sus amplias sombras, venían a terminar las últimas construcciones del palacio imperial. Roma ha sido devuelta a sí misma y, contigo en el trono, César, hace las delicias del pueblo lo que las hacía de su señor."



Marcial "Libro de los espectáculos", Epigramas I y II, traducción de José Guillén para la Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 2004.

8 de feb. de 2015

Claudio I - Senado 0: La Tábula Claudiana y la obtención de la ciudadanía en Lyon.


La Tábula Claudiana u Oratio Claudii está realizada en bronce y porta una inscripción en latín.  Está fechada en el 48 d.C. y fue encontrada en Lugdunum (el Lyon romano) en 1528.  Actualmente puede verse en el Museo Galo-Romano de Lyon.

El texto que aparece en ella es parte del discurso que el emperador Claudio dio a la asamblea del senado romano para conseguir la ciudadanía de la población de la Galia Comata.

El emperador Claudio había nacido en Lyon, hacia el año 10 a.C., y en su discurso defendía la integración de los extranjeros dentro del Imperio Romano, es decir, de los propios galos, que eran considerados extranjeros.

Nos cuenta Tácito al respecto:

"En el consulado de Aulo Vitelio y Lucio Vipstano cuando trató de completar el senado, los nobles de la Galia llamada Comata, que ya tiempo atrás habían conseguido la condición de federados y la ciudadanía romana, pidieron el derecho de alcanzar cargos en la Ciudad, lo que provocó muchos y variados comentarios. Ante el príncipe se enfrentaban los intereses contrapuestos: se afirmaba que Italia no estaba tan decaída que no fuera capaz de proporcionar un senado a su capital; que antaño lso indígenas les habían bastado a los pueblos consanguíneos, y que no había que avergonzarse de la antigua república. Se recordaba todavía los ejemplos de virtud y de gloria que la casta romana había dado según las viejas costumbres [...]. Decían que todo lo iban a llenar aquellos ricachones cuyos abuelos y bisabuelos, jefes de pueblos enemigos, habían destrozado a nuestros ejércitos por la violencia de las armas y habían asediado en Alesia al divino Julio."

A estos comentarios Claudio respondería lo siguiente (y a estas palabras es a las que hace referencia la Tábula):
"Mis mayores, de los que Clauso —el más antiguo— , siendo de origen sabino, fue admitido a un tiempo en la ciudadanía romana y entre las familias patricias, me exhortan a proceder con parejos criterios en el gobierno del estado, trayendo aquí a lo que de sobresaliente haya habido en cualquier lugar. En efecto, tampoco ignoro que a los Julios se los hizo venir de Alba, a los Coruncanios de Camerio, a los Porcios de Túsculo ni, por no entrar en detalles de la antigüedad, que se hizo entrar en el senado a gentes de Etruria, de Lucania y de toda Italia; que al ñn se extendió ésta hasta los Alpes, para que no sólo algunos individualmente, sino también tierras y pueblos se unieran a nuestro nombre. Tuvimos entonces sólida paz interior; también gozamos de prosperidad en el extranjero cuando fueron recibidas en nuestra ciudadanía las gentes de más allá del Po, cuando, con el pretexto de nuestras legiones repartidas por el orbe de la tierra, incorporando a los provinciales más valerosos, se socorrió a nuestro fatigado imperio. ¿Acaso nos pesa que los Balbos desde Hispania y varones no menos insignes desde la Galia Narbonense hayan pasado a nosotros? Aun quedan descendientes suyos, y no nos ceden en amor a esta patria. ¿Cuál otra fue la causa de la perdición de lacedemonios y atenienses, a pesar de que estaban en la plenitud de su poder guerrero, si no el que a los vencidos los apartaban como a extranjeros? En cambio, nuestro fundador Rómulo fue tan sabio que a muchos pueblos en un mismo día los tuvo como enemigos y luego como conciudadanos. Sobre nosotros han reinado hombres venidos de fuera; el que se encomienden magistraturas a hijos de libertos no es, como piensan muchos sin razón, algo nuevo, sino que fue práctica de nuestro viejo pueblo. Se objetará que hemos guerreado con los senones: ¡como si los volscos y los ecuos nunca hubieran desplegado sus ejércitos contra nosotros! Fuimos cautivos de los galos, pero también hubimos de entregar rehenes a los etruscos y de tolerar el yugo de los samnitas. Y con todo, si se pasa revista a todas las guerras, ninguna se terminó en tiempo más breve que la que hicimos contra los galos, y desde entonces hemos tenido una paz continua y segura. Unidos ya a nuestras costumbres, artes y parentescos, que nos traigan su oro y riquezas en lugar de disfrutarlas separados. Todas las cosas, senadores, que ahora se consideran muy antiguas fueron nuevas: los magistrados plebeyos tras los patricios, los latinos tras los plebeyos, los de los restantes pueblos de Italia tras los latinos. También esto se hará viejo, y lo que hoy apoyamos en precedentes entre los precedentes estará algún día».





Tener el estatus de ciudadano romano era convertirte en un privilegiado por el estatus social, acceso a la propiedad y posibilidad de acceder al gobierno que te ofrecía, incluso pudiendo llegar a ser senador, además de tener ciertas prerrogativas frente a las leyes. 

Básicamente y muy resumidos, los derechos de un ciudadano eran:
- Acceso a las asambleas y derecho a votar en sus decisiones.

- Poder presentarse a las elecciones y salir elegido.

- Poder dedicarse al comercio sin ninguna restricción.

- Tener propiedades y realizar contratos.

- Poder dejar un testamento.

- Poder casarse con otro ciudadano romano y que los hijos fuesen también ciudadanos.

El texto fue encontrado en el santuario federal de las Tres Galias, esto sugiere que Claudio ganó la causa con el discurso convenciendo al Senado romano.

Como la transcripción en latín es larga y está colgada en internet dejo aquí un enlace para poder acceder a ella.


3 de feb. de 2015

Los retos de Historia 2.0... y yo participo!

El equipo de Historia 2.0 nos retan a participar con ellos para hacer la historia más amena, divertida y aprender un montón de cosas.  El blog es genial pero el reto.... no podéis dejar de participar en ellos, son muy divertidos.

Arqueología en mi jardín, vamos yo, estamos participando, lo hice en enero y lo vuelvo a hacer en febrero.  No dejéis de pasaros para leerme y para leer el resto de participantes.  Seguro que os parece muy interesante todo.


Y además, cada vez que participas te dan un diploma.

Me encanta la iniciativa!  muy buen trabajo Historia 2.0!!


24 de ene. de 2015

La ya famosa barba de Tutankhamon

Esta semana ha circulado por todos sitios la noticia de que a la máscara de Tutankhamon le habían pegado, de muy mala manera, la barba después de que a algún patoso la "rompiese".  La noticia ha corrido como la pólvora por noticiarios, periódicos y redes.

Veamos algunas cosillas sobre la famosa barba ritual.

El descubridor y excavador de la tumba H. Carter, en su libro "La tumba de Tutankhamon" nos cuenta sobre el descubrimiento de la máscara y por tanto de la barba:

"La máscara de oro batido, un ejemplar bello y único del retrato antiguo, tiene una expresión triste pero serena, que sugiere la juventud truncada prematuramente por la muerte. Sobre su frente había las insignias reales, el buitre Nekhbet y la serpiente Buto, labradas en oro macizo, emblemas de los Dos Reinos sobre los que había gobernado. La barbilla llevaba la tradicional barba de Osiris, labrada en oro y lapislázuli. Alrededor del cuello tenía un collar triple de cuentas discoidales hechas de oro rojo y amarillo y fayenza azul."

La máscara con dicha barba fue descubierta el día 23 de octubre de 1926, cuando se retiró la tapa del ataúd anterior.  Y nos cuenta al respecto H.Carter ese mismo día en su diario:

"The removal of the lid revealed yet a third coffin, manifestly anthropoid in form, but the main details of which are hidden by a close fitting reddish coloured linen shroud, apparently well preserved. The gold mask of the face in this case was bare, the features being even more juvenile than heretofore. Placed Over the breast of the coffin & and attached to the shoulders headdress wais an elaborate bead and floral collarette upon papyrus, several inches in depth."

Ese día, Carter descubrió el tercer ataud de Tutankhamon, donde estaba "pegada" la famosa barba. Hasta el siguiente día no levantó el sudario rojo que cubría la máscara, así que el día 23 por fin la vio.

El día 23 Burton hizo esta foto:





El número de inventario fue 256A. La barba está situada donde le corresponde.

En otras fotos de Burton, una vez el ataud fue extraído, la barba ya no aparece:






Después la máscara aparecería así fotografiada por el mismo Burton:




Sin barba pero donde se aprecia el lugar donde estaba colocada.

En otra foto aparece la barba y el collar del que también habla en el texto H.Carter:


Una barba de "quita y pon" que ya no podrá volver a quitarse probablemente.




22 de ene. de 2015

La reconstrucción de una historia a partir de los textos clásicos: el caballo de Troya

Esta entrada se la dedico a Fernando Plans de Blog de Filología Clásica que fue quien colgó la foto que la ilustra  y en cuanto la vi supe que tenía que escribir algo sobre el famoso Caballo de Troya.


El Vaso de Mykonos, fechado hacia el 670 a.C.
(la foto se la he copiado a Fernando que se la había copiado a @MariaSuu)


¿Quién no conoce el famoso Caballo de Troya?  Un enorme caballo de madera, utilizado como estratagema en la guerra (del mismo nombre), por parte de los griegos para introducirse dentro de las murallas de la ciudad de Troya.  

Gracias a la película "Troya"  creemos que es en la "Iliada" donde Homero nos relata la estrategia (¡Oh! ¡gran error!), no es así porque en este relato no aparece el caballo en ningún momento.  Pero siguiendo otros textos podemos reconstruir los hechos (cuales CSI) para conocer que ocurrió con el famoso artilugio.

Los antecedentes son los siguientes, muy a grandes rasgos: la bellísima Helena de Esparta estaba casada con Menelao, hermano de Agamenón que era rey de Micenas.  Paris y su hermano Héctor, príncipes de Troya (su nombre original era Ilion), hijos del rey Príamo, llegan a Esparta y debido a un ardid de la diosa Afrodita y del propio Paris (esta es otra historia que contar otro día), Helena se enamora locamente de Paris.  Paris y Helena huyen de Esparta como tortolitos y, regresando a Ilion.  Entonces Menelao acude a pedir ayuda a sus aliados: los griegos, y así juntos poder recuperar a su esposa de los brazos de Paris.  Es así como comienza la famosa GUERRA DE TROYA.  Lo que en realidad fue una guerra entre Oriente y Occidente tan de moda últimamente y que está en boca de los periodistas participantes en debates televisivos. 

La guerra fue muy dura y larga y los griegos, temiendo morir y no poder volver nunca más a sus patrias si seguían por aquel camino deciden cambiar su estrategia, y su suerte de paso, y ganar la guerra: construyen un caballo gigante, dentro irían escondidos los mejores guerreros (unos dicen que 50, otros que 3000), claro que los troyanos no sabían nada (aunque algunos como Casandra, algo se olían). Y como si fuese una ofrenda a los dioses por permitir su regreso al hogar, dando gracias por ello, lo dejaron a la vista de los troyanos y ellos fingieron marcharse y volver a casa.  Los troyanos, muy píos ellos, pensando que era lo que no era, decidieron introducirlo en su ciudad para encargarse de donarlo ellos mismos a los dioses en el templo.  Por la noche, mientras todos dormían, los guerreros griegos salieron de las entrañas de la mentira y tomaron la ciudad de Ilion.

Esta es la historia que conocemos, pero imaginad que no tuviésemos ni idea de la misma.... ¿cómo podemos nosotros reconstruir la aventura del caballo?  Acudiendo a las fuentes clásicas, por supuesto, aquí vamos a leer unas pocas sobre esta historia. 

Para saber un poco sobre el plan del bando griego:

El hijo de Laertes, gracias a su sagacidad, supo entreverla y, en respuesta, proclamó estas palabras:
«Amigo mío, del todo honrado por los dioses celestiales, si en verdad les está destinado a los aqueos, hábiles guerreros, conquistar la ciudad de Príamo mediante ardides, tras construir un caballo, de buena gana subiremos los proceres a ese escondite; las tropas, por su parte, con las naves han de marchar lejos de aquí, a Ténedos, no sin antes incendiar todos sus tiendas, a fin de que los troyanos, al observarlo desde su villa, se dispersen por la llanura, ya sin temores.  Quinto de Esmirna "Posthoméricas" XII, 22.

Podemos saber qué era el Caballo y quien lo construyó, nos cuenta esta fuente escrita por parte de los griegos:

Más tarde planeó la construcción de un caballo de madera y se lo encargó a Epeo, que era arquitecto. Éste cortó troncos en el Ida y construyó un caballo hueco y abierto en los flancos. Odiseo persuadió a los cincuenta mejores o, según el autor de la Pequeña Ilíada, a tres mil, para que entrasen en él; y a los demás, para que al llegar la noche quemasen las tiendas y, retirándose a las cercanías de Ténedos, fondearan allí y regresaran a la noche siguiente.  Ellos obedecieron e introdujeron a los mejores en el caballo, después de confiar el mando a Odiseo y grabar la siguiente inscripción: «Los helenos en agradecimiento a Atenea por su regreso a la patria". Ellos mismos quemaron sus tiendas, y dejando a Sinón, que debía encender una antorcha como señal, se hicieron a la mar durante la noche y quedaron al pairo en las proximidades de Ténedos.  Apolodoro "Biblioteca" 5, 14.

Varios autores nos relatan el encuentro de los troyanos del caballo.  Primero leamos a Virgilio:


Los jefes de los dánaos, quebrantados al cabo por la guerra,
patente la repulsa de los hados -son ya tantos los años transcurridos-,
construyen con el arte divino de Palas un caballo del tamaño de un monte
y entrelazan de planchas de abeto su costado.
Fingen que es una ofrenda votiva por su vuelta. Y se va difundiendo ese rumor.
A escondidas encierran en sus flancos tenebrosos
la flor de sus intrépidos guerreros y llenan hasta el fondo
las enormes cavernas de su vientre de soldados armados.
A la vista de Troya esta la isla de Ténedos, sobrado conocida por la fama.
Abundaba en riquezas mientras estuvo en pie el reino de Priamo,
hoy solo una ensenada, fondeadero traidor para las naves.
Hasta allí se adelantan los dánaos y se ocultan en la playa desierta.
Virgilio "Eneida" II, 13.

Por parte de Quinto de Esmirna sabemos un poco más sobre este hallazgo:

Los troyanos atisbaron entonces, sobre las costas del Helesponto, el humo que aún se remontaba por el aire, mas no divisaban ya las naves que de la Hélade les habían traído la horrible aniquilación. Corrieron todos alborozados hacia las playas, revestidos con sus armas, pues todavía el miedo dominaba su corazón. Contemplaron el bien pulido caballo, y a su alrededor se plantaron asombrados, pues en verdad resultaba una gran obra.  Quinto de Esmirna, "Posthoméricas" XII, 355

Homero en la "Iliada" nos cuenta como siguió la historia:

Del caballo en la entraña escondidos, los otros en torno
se agrupaban de Ulises ya en medio de Troya; los teucros
por sí mismos lo habían arrastrado al alcázar y, erguido
en mitad, discutían a su pie y en confuso alboroto. 
Tres sentencias allí se escuchaban: romper con el bronce
implacable la hueca madera, llevarlo arrastrando
a la cima y dejarlo caer por las rocas, guardarlo
como ofrenda preciosa a los dioses. Y fue esta postrera
la que luego se había de cumplir, pues conforme al destino 
la ciudad debería perecer una vez que albergase
al caballo de tablas ingente en que estaban los dánaos
más ardidos tramando a los teucros matanza y ruina.
Homero "Iliada" VIII, 490.

Higino nos vuelve a contar toda la historia, con algunos detalles más, leemos:

1. No habiendo podido los aqueos tomar Troya a lo largo de diez años, Epeo —por consejo de Minerva— construyó un caballo de madera de admirable tamaño, y en él se encerraron Menelao, Ulises, Diomedes, Tesandro, Esténelo, Acamante, Toante, Macaón, Neoptólemo481. Y en el caballo escribieron: «Los dáñaos lo entregan como regalo a Minerva», y a su vez trasladaron el campamento a Ténedos.
2. Cuando los troyanos lo vieron, pensaron que los enemigos se habían marchado. Príamo ordenó que el caballo fuera llevado a la ciudadela de Minerva, y mandó que se celebrara una gran fiesta. La adivina Casandra gritó que había enemigos dentro, pero no se le concedió crédito.
3. Después de haberlo colocado en la ciudadela, llegada la noche, los troyanos se quedaron profundamente dormidos, extenuados por efecto del juego y del vino. Entonces los aqueos salieron del caballo, que había abierto Sinón, y mataron a los centinelas de las puertas. Dada una señal, recibieron a sus compañeros y tomaron Troya.  Higinio "Fabulas" 108.

Para saber cómo fue introducido en la ciudad podemos acudir a Virgilio de nuevo:

Abrimos una brecha en la muralla y allanamos los baluartes 
de la ciudad. Se entregaron todos a la tarea. Van calzando
los pies del caballo rodillos corredizos.
Y en torno de su cuello tienden sogas de cáñamo.
Remonta nuestros muros la máquina fatal preñada de guerreros.
Alrededor van niños y niñas entonando sacros cánticos.
Disfrutan tocando la maroma con sus manos. Ella, amenazadora, va subiendo
y se va deslizando hasta el mismo centro de la ciudad.
¡Oh, patria! ¡Oh, Ilion, morada de los dioses! ¡Oh, muralla dardania
afamada en la guerra! Cuatro veces se para en el mismo dintel
de la puerta el caballo y resuenan cuatro veces las armas de su vientre.
Con todo aun apremiamos aturdidos, ciegos de frenesí.
Y en nuestro sacro alcázar emplazamos el monstruo de desgracia.
También entonces Casandra abre sus labios anunciando los hados inminentes,
labios nunca creídos de los teucros por mandato de un dios.
Nosotros desdichados -aquel seria el ultimo día de nuestra vida- vamos
por la ciudad enguirnaldando los templos de los dioses. Virgilio "Eneida"  II, 233.


Hay que tener en cuenta que ninguno de los autores vivió la guerra en primera persona y que unos lo hicieron por parte de los troyanos y otros por parte de los griegos.  Las fechas:
  • La guerra de Troya - siglo XII a.C. (según Eratóstenes)
  • Homero vivió en el siglo VIII a.C., el primero que puso por escrito las obras "Odisea" e "Iliada" por escrito... ¡¡5 siglos después de que ocurriese!!
  • Apolodoro de Atenas vivió entre el 180 a.C. y el 119 a.C.
  • Publio VIRGILIO Maron - vivió entre el 70 a.C. y el 19 a.C.
  • Cayo Julio HIGINIO vivió entre el 64 a.C. y el 17 d.C.
  • Quinto de Esmirna vivió entre el siglo III y IV d.C.






17 de ene. de 2015

Cómo convertir a un bebé en un aguerrido guerrero según el sistema Espartiata.

La espartiata es una de esas culturas que se rodean de un halo de romanticismo, que en la actualidad mitificamos, pero no era un vida nada utópica, eran duros y aguerridos, valientes, y esto se lo debían a una estricta educación desde niños, algo impensable en la actualidad desde el punto de vista humano.  Veamos:




La espartiata era una sociedad basada en la eugenesia, en la selección de los mejores para convertirse en ciudadanos.  En el momento en que el bebé nacía, su padre lo llevaba ante los ancianos de la tribu para su presentación.  Estos lo examinaban  para comprobar que el recién nacido estaba sano y bien formado. Solo si era un niño perfecto, sano y fuerte, podría ser ciudadano y recibir, por lo tanto, una parcela de tierra para cultivar.  

Si era rechazado, el bebé se arrojaba por una sima cuyo nombre era, eufemístico, "Depósitos", a los pies de del Taigeto.

El bebé, seleccionado, y por lo tanto que se libraba de la "exposición", era criado sin pañales para que su cuerpo creciese con total libertad y no se viese constreñido ni atado, así los músculos y huesos crecían sin malformaciones.  Al niño no se le permitían las rabietas ni ningún capricho y ya desde los primeros meses de vida debía aprender a estar solo y a no tener miedo a la oscuridad.



A los siete años, el niño, dejaba su hogar y pasaba a ser educado por el Estado.  Era obligado a abandonar su hogar y a romper todo vínculo con su familia, a la que dejaba de ver a excepción de contadas ocasiones y de visita.  A esta época de su infancia, dice mucho de su mentalidad, se la denominaba "rebaños" y entraban en la institución denominada "conducción".  


Hasta los doce años endurecían su cuerpo y su carácter con juegos y pruebas que realizaban desnudos y descalzos.  Aprendían además a leer, escribir, aritmética, expresión oral, música, danza y poesía.  



A partir de los doce años, a los niños se los dividía en compañías, según su edad.  Siempre permanecían en grupos.  Vestían sólo un manto.  Comían poco, conminándoles a desarrollar su ingenio y destreza en el robo, en el caso de ser pillados recibían un castigo severo, debían aprender a no ser descubiertos.    En este periodo el entrenamiento era básicamente militar, solo se les seguía instruyendo en danza y música por sus grandes beneficios tanto religiosos como por el ejercicio físico  y por ser un sistema óptimo para seguir el ritmo del  movimiento de la falange hoplítica.

A partir de los 14 años, su relación con el mundo adulto era normalizada, los jóvenes tenían que aprender los mecanismos de poder y como ser un ciudadano modelo.  Los adultos,  de unos 30 años, pasaban a convertir al adolescente en su amante.  A partir de ese momento se convertían en su guía  y conductor, responsabilizando de las acciones del pequeño, de forma que si este cometía un error, el adulto era castigado por ello.  La "pederastia" estaba socialmente admitida y tanto Plutarco como Jenofonte la defienden,  según ellos mismos afirman, con ella no se buscaba el goce físico (esto nos lo creeremos o no, claro), incluso este último autor creía que someter a la persona a la sodomía era la mejor forma de educarla. 

A los 20 años, y hasta los 30, comenzaba su instrucción militar en el ejército.  A los 30 el joven ya ciudadano de pleno derecho, pudiendo participar en la Asamblea de ciudadanos, incorporarse a las filas hoplíticas del ejército y participar en las magistratutras.  Además ya podía casarte y formar una familia.



No todos, solo unos pocos seleccionados, probablemente d la alta nobleza espartiata, además de toda la educación anterior, debían pasar una prueba, la denominada cripteia, que ocurría entre los 20 y 30 años.  Se trataba de un rito de paso ancestral: los jóvenes vestidos con solo una túnica (la prueba se realiza en inverno), sin calzado, litera, esclavos,... solo con un puñal, tenían que vagar  por las montañas escondiéndose durante le día para no ser descubiertos por los adultos y evitar así ser castigados, eran la presa de su propio pueblo.  Para sobrevivir tenían que robar y por la noche era cuando se convertían en cazadores, descendiendo de las montañas y matando a los hilotas (esclavos propiedad del estado espartiata).  

Este sistema educativo era la piedra angular de Esparta, convertía a los niños en aguerridos ciudadanos y guerreros, soldados, al mismo tiempo que virtuosos y acatadores de las leyes inmutalbes del Estado.  Solo los reyes y las mujeres no participaban de esta educación y los 300 lo hacían solo en parte.  El principal objetivo era el bienestar de la comunidad, que se situaba por encima de todo, no tenía cabida ni el beneficio ni la gloria personal, no podían demostrar arrogancia ni opulencia.  Todos eran iguales y todos eran un uno.




Fuentes:

Plutarco, "Vida de Licurco", Gredos, Madrid, 1985.

Jenofonte, "La república de los Lacedemonios", Gredos, Madrid, 1984.

Fornis, C.  "Esparta.  Historia, sociedad y cultura de un mito historiográfico", Crítica, Barcelona, 2003.

Fotos:

Película "300".